miércoles, agosto 29, 2007

pez en tierra


la marea roja detonó en mi cuerpo
sacudió tanta tierra adormecida
clavó sus uñas en el ojo insaciable
arrastró mis pedazos
la moneda cayó en la oscuridad

fui lumbre en un entierro
llorona mal paga en máscara de lluvia
fui soledad
puro silencio fértil
tentempié y despojos
fiera herida por el rayo del deseo

voy regresando
estaciones y caminos polvorientos reciben estos huesos roídos
las camas de los hoteles con ese floreado insoportable
la pegajosa humedad de un fulgor que no fue
tumba noche tapizada de ronquidos
de fantasmas conocidos que escoltan el derrumbe

si un vómito gris me vaciara
si escribiera hasta encontrar el verbo
-esos líquidos viscosos en donde el viejo limpiaba sus herramientas-

si pudiera pronunciar mi testamento

aguarrás sobre cada soga amarrada a tu mirada triste
la carne rota a los gusanos
el dolor a la copla que promete nacerme

martes, agosto 28, 2007

piedra de afilar


cuerpo menguante
luna negra de los sacrificios
en el otro mundo
soy la princesa del cuento
me rinden honores entre estatuas de alabastro
una campanada de sol abre las puertas del templo
no tengo sed
sólo jardines prolijos que bordean la muerte
no tengo amantes
sólo innúmeras estancias con cerrojo
y la arena que se escurre en el reloj
es en esta orilla donde mi carne es real
un largo lienzo anudado cayendo al precipicio
y en cada nudo una ausencia
en cada tramo un salto mortal me vuelve prisionera del aire
eco del otro tiempo
balbuceo estéril
cántaro quebrado a los pies de la fuente

lunes, agosto 27, 2007

Brynhildr y Sigurdr I



I

Hay un antiguo tapiz que relata las hazañas de Sigurdr, de cómo éste asesinó a la serpiente y se hizo sabio y famoso entre los nórdicos.
Cuenta la leyenda que ese tapiz fue bordado con hilos de oro por Brynhildr, la más bella y mañosa de las valquirias, la que tenía el don de leer los sueños y aún así no pudo evitar su trágico destino.
El primer encuentro se produjo después. Sigurdr cabalgaba con sus hombres por el bosque cuando su halcón favorito voló hacia una torre y se posó junto a una ventana. Sigurdr subió por su halcón y vio a Brynhildr bordando los últimos hilos de la historia.
Ante sus ojos todas las mujeres de su vida fueron una, sin edad, que vendría a buscarlo al final de sus días.
Luego regresó con sus hombres y ya no quiso estar en compañía de nadie.
Ellos le dijeron: “No pretendas lo que no puedas alcanzar, ella jamás ha sido de hombre alguno, prefiere librar batallas y colmarse de gloria”
Pero Sigurdr insistió y no descansó hasta encontrarse a solas con Brynhildr y prometerle casamiento jurándole que jamás se casaría con otra y ofreciéndole su anillo para cerrar el pacto.
Ella había visto en sueños que otro era su destino; Sigurdr bebería un filtro para el olvido y se casaría con Gudrún pero asumiendo lo inevitable selló el pacto colocándose el anillo.

domingo, agosto 26, 2007

y la casa se llenó de música



nadyn, anita, maga, pablo, juan, el negro, pol...se armó el guisito de lentejas un domingo de lluvia
y la casa se llenó de música...

jueves, agosto 23, 2007

cita

te veré allí
bajo esa ventana
lugar donde dejar la armadura
a la vera del camino

martes, agosto 21, 2007

viejas postales

volver
sólo de paso
cruzar la ciudad
desde una ventana
del invierno

lunes, agosto 20, 2007

kaun

para pablo y cacho, mis ángeles guardianes

retornar a la gracia
lluvia sobre mi cabeza
agua que corre
un haz de luz en medio del salto
y un camino que se cierra sobre sí

tiempo de caballos blancos
ellos guardan el relicario de mis huesos
la voz que seré

trueno en medio de la tierra
la tea encendida sobre la frente
atraviesa la niebla

domingo, agosto 19, 2007

viernes, agosto 17, 2007

aire de ausencias


una ráfaga de viento
el gesto yermo de la helada
un té
dos espinas
tres insomnios

cuánta gradería de la euforia al desencanto?

cuatro jaulas paredes carne
memoria tapizada con canciones

va a llover
me lo dicen los colores que no veo

martes, agosto 14, 2007

la lluvia que vendrá

en la vía

dos caminos divergieron en el bosque
y yo tomé el menos transitado
R. Frost

tardecita de Rojas

llegar junto al tren de carga a la terminal
las siluetas de los árboles penumbrean entre tanto silencio
el sol que muere tras las vías
un viento verde
las pequeñas hojas que ruedan sobre el pasto seco

miércoles, agosto 08, 2007

Ya no sé que hacer conmigo (Cuarteto de Nos)

rayuela de runas

Todo era semilla en la noche
silencio de tumba
eco de una voz sola que intentaba despertar
Por momentos el fuego era sólo una pequeñísima chispa casi invisible
(la barca de las sombras urdía otros destinos)
El hombre se amarró al árbol y pidió ayuda.
Tuvo sed y sus dedos fueron cascos que retumbaron bajo la luna.
Galopó hasta el mar.
La Madre de los Peces veló su sueño y al despertar ella, la recién nacida, le servía el alimento necesario.
Era mediodía.
El sol alto.
Y desplegó sus alas.

ta-te-ti

en el corazón del mar
un pez blanco
un cofre que encierra
el alma de los gigantes
sólo una vez
en un día secreto
revela
el centro del laberinto
la semilla de nieve
amancay florecido en la piedra

Perfumes (Guadalupe Farias Gómez)





Mis amigas Haditas protagonizando el video!!

apuntes de juella


soledad de semilla
hundida en el silencio árido
replegada en la penumbra
de un lugar al que no pertenezco
extranjera
recuento las cicatrices de cada sombra
el invisible zurcido de mi único nombre

mi casa es el tajo incandescente de la angustia
la palabra no dicha
el umbral en donde no puede hacerse otra cosa que esperar

la espera muda crepitando
el cuerpo entumecido
transito el caos
el universo oscuro
innominado

desde la tierra


subo en silencio
la tierra se ondula
se envejece

como una máscara antigua
cada pliegue
es huella de mi sombra

desnuda voy
cantando
cauce que brota del abismo

entera voy
volviendo
tierra cuenco que me nombra
tierra abrigo

un relumbre de sol
sobre el camino

desnuda voy
cantando

lunes, agosto 06, 2007

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)