jueves, marzo 26, 2009

El ermitaño




un mínimo candil
puertas adentro
persianas bajas

la casa de nieve
que me viste
en colores sin abrigo

origami de mí
abanico
caparazón


(lejos, alguien olvida el camino de regreso)

lunes, marzo 23, 2009

deja vú


la distancia tensa el arco

vuelve a inventar cada elemento


el agua es ahora un dejarse flotar


-ya no la sed

ya no la lluvia-


y este sol de otoño reparte

su fuego entre las hojas


su tardío esplendor

domingo, marzo 22, 2009

domingo



días enlazados
en un collar de semillas
el alma de las cosas
habita el silencio


un mínimo universo
de mariposas blancas
imperceptible
me navega la sangre

viernes, marzo 20, 2009

Tres. 14.30 pm




Claudia escribe frente a mi escritorio. Sobre la mesa blanca rayada con fibra está su merienda: un pan con queso, una factura. Eso es lo que comen mis alumnos. A veces una porción de pizza o un pancho. Harinas. Cremas artificiales. Masa para engañar el estómago.
No me llevo comida. Me avergüenza que me vean comer otra cosa.

Ahora hablamos del blog y me dan fotos para que las suba a la página de la escuela. Te amo hasta el fin del mundo leo en el reverso de una de ellas. No les da pudor. A todo o nada es el amor adolescente. Pura incandescencia. Puro fulgor.

La imagen es de un cumpleaños de quince y hay una pareja bailando. Ella sonríe a cámara glamorosa, él tiene cara de liebre hipnotizada por una linterna.
Te veo de traje y sueño que nos vamos a casar te amo te amo te amo sigue la dedicatoria. Imagino a su destinatario leyendo con cara de terror.

Faltan dos horas para volver a casa. Me relajo. Otra boca besa la boca que tu boca ya no besa…cuántas veces de Nogueras, de sentir como su ser irradia, enciende las mejillas, hace brillar miradas de complicidad entre sus pequeños lectores.
Recreo.

Dos: 8.30 Am




El sueño. El calor agobiante del aula. El esquema de la comunicación. Los bancos que no alcanzan. Los varones se ocultan detrás de las gorras. La visera de Rimer es blanca y dice New York.


Les gusta copiar del pizarrón, están adiestrados en eso. El dictado también pero menos. En una escuela sin libros no hay otro modo. Somos maestros de la brevedad; pequeños cuentos que quepan en una carilla o la poesía.


La poesía sirve para conquistar chicas, les digo. Por ese rayo se cuela algo de vida. Y varones agrega Yasmina. Tiene nombre de princesa de las mil y una noches, un mechón negrísimo le cae sobre la frente. El esmalte nacarado de sus uñas, los anillos, el delineado perfecto. Sabe de qué habla.


En el banco de al lado Romina saca la lengua mientras escribe trabajosamente. Resopla. Es gordita y aniñada. Tiene una cartuchera de Winnie de Poo.



Uno: 19/3 6.40 AM




Empiezo este cuaderno un jueves temprano viajando a Celina y escuchando a Antunes. El mundo está activo, sobrecargado de estímulos, en estado de posibilidad y sin embargo ahonda el ensimismamiento. Una soledad no lacerada sino amigable. Todo está por acontecer.
Volví a escribir sobre los arcanos en una inesperada conexión con el tarot marsellés. La antología en su etapa final y haber retomado las flores me aportan cierto equilibrio. Cerrar ese libro es volver también a la propia escritura en metamorfosis. As veces acredito em mim canta Arnaldo.

Una señora con exceso de perfume le reza a una estampita de San Expedito sentada a mi derecha. El chofer bosteza. Amanece en la avenida y empalidecen las luces rojas de los automóviles.

Ayer vi el documental de Lorena García sobre la coplera Julia Vilte. El paisaje nos forma. Establece nuestra respiración. No deseo morir en la ciudad. Si cierro los ojos el bosque o el campo aparecen como destino posible.
Vamos contra el tráfico. Filas de camiones detenidos. Los mínimos universos de las cabinas; el mate, alguna calcomanía, un banderín de boca juniors.

19 de marzo. Debe ser feriado en Zárate y todos dormirán hasta más tarde. Pronto se llenarán los cafés de la calle Justa Lima, el pueblo dará a la tardecita otra vuelta del perro.
No queda gran cosa de mi vida allá. Ese silencio de diez años. La hebra infinita. Enhebrar collares, permanecer a la sombra, llorar escuchando a Liliana Vitale.
Y después las mudanzas, la asunción de la libertad, los nacimientos.

Alguien corre entre paredes con graffitis para alcanzar el colectivo. El paisaje se vuelve incomprensible. Las ruinas de un hospital que no fue, las rejas, el cottolengo San Benito y otra pared larguísima con propaganda política.

Las vías. El empedrado. Fábricas obsoletas vaciadas en los noventa.
Una escuela en el límite con la provincia donde todo se agrisa.

Ahora voy a caminar las seis cuadras que separan un mundo de otro.
El primer sentido que detecta el cambio es el olfato. Cinco o seis perros flacos de ojos enormes y tristes hurgan la basura.
Los aguayos colorean las veredas.

jueves, marzo 19, 2009

arcano II: la sacerdotisa


suelta de sombras y deseos

me habito


temblor de cielo

un aire de jazmines


agua que va


la noche desnuda de pasos

donde vuelvo a mí

martes, marzo 17, 2009

Hace 89 años nacía Olga Orozco


Y sí, desde temprano hemos festejado. Mi amiga costurerita ha tenido infinita paciencia con los ensayos de prólogo.
Y Pablo Runa ha hecho maravillas con el arte de tapa.
Y ya está en marcha el libro.
Y desde Bahía Blanca Gerónimo Unibaso y Lorena Curruhuinca siguen aportando datos acerca de su adolescencia. Y las fotos que Daniela Rodi escaneó son maravillosas.
Hoy es un Gran Día.

domingo, marzo 15, 2009

feedback



la noche de navidad íbamos a la quinta
el árbol adornado los vestidos blancos

girábamos hasta marearnos
entre estrellitas que no duraban nada

la abuela advertía el peligro
curaba de palabra las quemaduras

eso era la felicidad
y nos dejaba exhaustas
al borde de la náusea

como ahora

jueves, marzo 12, 2009

arcano xxii: el colgado


sólo una cuerda asida al dintel del mundo

es caída

noche suspendida

en el linaje de las sombras



nada pertenece al cielo

nada pertenece a la tierra

han apagado las luces

de la ultima función



y el mar es agua imposible en la memoria

rescoldo de un fuego que no da de beber

lunes, marzo 09, 2009

arcano VII: el carro



la mañana ataviada de arpegios
el humo del té
un benteveo en el patio

aún el paisaje del sueño
algo de luz en movimiento
una rama de olivo

el viaje que me aguarda
es orilla de mí

domingo, marzo 08, 2009

arcano xiv: la templanza




sea toda la noche agua
un balbuceo de gasa
sobre el ventanal

sea toda la sangre vuelo
vino de los amantes
encendido de sombra

marea de sí
invocación

sábado, marzo 07, 2009

trenes bajo la lluvia







siete de marzo

también llueve hoy
y es tu cumpleaños

decías
que el agua bendecía
que el amor era vuelo y aire
que viajar era encontrarse

y los caminos infinitos


los trenes pasaban por la puerta

el mate y los perros

el talonario de Negri Automotores

donde me dejabas escribir


el agua de tus ojos

que a veces no decían

sólo miraban la lluvia

silbaban un tango
se perdían en un tren

bajo la lluvia


callada sombra


exilada en mí

dentro del cuarto

con piano de fondo

escribo y borro y escribo

como una marea

desde el principio del tiempo


una palabra

una sola palabra

blanca roja negra

cualquier palabra

me besaría la boca

para despertar

como en los cuentos

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)