martes, marzo 30, 2010

pesaj

la luz hermana de los afectos
y la cuarta copa en tierra
como ofrenda

sábado, marzo 27, 2010

al sol


secarse al viento
indiferente
del ojo que mira

miércoles, marzo 17, 2010

feliz cumpleaños olga orozco

Si me puedes mirar

Madre: es tu desamparada criatura quien te llama,
quien derriba la noche con un grito y la tira a tus pies como un telón caído
para que no te quedes allí, del otro lado,
donde tan sólo alcanzas con tus manos de ciega a descifrarme en medio
de un muro de fantasmas hechos de arcilla ciega.
Madre: tampoco yo te veo,
porque ahora te cubren las sombras congeladas del menor tiempo y la mayor distancia,
y yo no sé buscarte,
acaso porque no supe aprender a perderte.
Pero aquí estoy, sobre mi pedestal partido por el rayo,
vuelta estatua de arena,
puñado de cenizas para que tú me inscribas la señal,
los signos con que habremos de volver a entendernos.
Aquí estoy, con los pies enredados por las raíces de mi sangre en duelo,
sin poder avanzar.
Búscame entonces tú, en medio de este bosque alucinado
donde cada crujido es tu lamento,
donde cada aleteo es un reclamo de exilio que no entiendo,
donde cada cristal de nieve es un fragmento de tu eternidad,
y cada resplandor, la lámpara que enciendes para que no me pierda entre las galerías de este mundo.
Y todo se confunde.
Y tu vida y tu muerte se mezclan con las mías como las máscaras de las pesadillas.
Y no sé dónde estás.
En vano te invoco en nombre del amor, de la piedad o del perdón,
como quien acaricia un talismán,
una piedra que encierra esa gota de sangre coagulada capaz de revivir en el más imposible de los sueños.
Nada. Solamente una garra de atroces pesadumbres que descorre la tela de otros años
descubriendo una mesa donde partes el pan de cada día,
un cuarto donde alisas con manos de paciencia esos pliegues que graban en mi alma la fiebre y el terror,
un salón que de pronto se embellece para la ceremonia de mirarte pasar
rodeada por un halo de orgullosa ternura,
un lecho donde vuelves de la muerte sólo por no dolernos demasiado.
No. Yo no quiero mirar.
No quiero aprender otra vez el nombre de la dicha en el momento mismo
en el que roen su rostro los enormes agujeros,
ni sentir que tu cuerpo detiene una vez más esa desesperada marea que lo lleva,
una vez más aún,
para envolverme como para siempre en consuelo y adiós.
No quiero oír el ruido del cristal trizándose,
ni los perros que aúllan a las vendas sombrías,
ni ver cómo no estás.
Madre, madre, ¿quién separa tu sangre de la mía?,
¿qué es eso que se rompe como una cuerda tensa golpeando las entrañas?,
¿qué gran planeta aciago deja caer su sombra sobre todos los años de mi vida?
¡Oh, Dios! Tú eras cuanto sabía de ese olvidado país de donde vine,
eras como el amparo de la lejanía,
como un latido en las tinieblas.
¿Dónde buscar ahora la llave sepultada de mis días?
¿A quién interrogar por el indescifrable misterio de mis huesos?
¿Quién me oirá si no me oyes?
Y nadie me responde. Y tengo miedo.
Los mismos miedos a lo largo de treinta años.
Porque día tras día alguien que se enmascara juega en mí a las alucinaciones y a la muerte.
Yo camino a su lado y empujo con su mano esa última puerta
esa que no logró cerrar mi nacimiento
y que guardo yo misma vestida con un traje de centinela funerario.
¿Sabes? He llegado muy lejos esta vez.
Pero en el coro de voces que resuenan como un mar sepultado
no está esa voz de hoja sombría desgarrada siempre por el amor o por la cólera;
en esas procesiones que se encienden de pronto como bujías instantáneas
no veo iluminarse ese color de espuma dorada por el sol;
no hay ninguna ráfaga que haga arder mis ojos con tu olor a resina;
ningún calor me envuelve con esa compasión que infundiste a mis huesos.
Entonces, ¿dónde estás?, ¿quién te impide venir?
Yo sé que si pudieras acariciarías mi cabeza de huérfana.
Y sin embargo sé también que no puedes seguir siendo tú sola,
alguien que persevera en su propia memoria,
la embalsamada a cuyo alrededor giran como los cuervos unos
pobres jirones de luto que alimenta.
Y aunque cumplas la terrible condena de no poder estar cuando te llamo,
sin duda en algún lado organizas de nuevo la familia,
o me ordenas las sombras,
o cortas esos ramos de escarcha que bordan tu regazo para dejarlos a mi lado cualquier día,
o tratas de coser con un hilo infinito la gran lastimadura de mi corazón.

taller de manualidades


¿problemas con su ex?

¿pasa ud todo el día obsesionada con la vida ajena?

¿es ud una víctima?

¿sus antiguos poderes de manipulación han dejado de surtir efecto?



NEGRI SRL tiene su solución


tome ya mismo nuestro curso por correspondencia

TALLER DE MANUALIDADES


su consulta no molesta
escríbanos al 0800-macramé

y dele sentido a su vida!!!!

martes, marzo 16, 2010

Milonga de los dos hermanos (Jorge Luis Borges) Vitor Ramil



Traiga cuentos la guitarra
de cuando el fierro brillaba,
cuentos de truco y de taba,
de cuadreras y de copas,
cuentos de la Costa Brava
y el Camino de las Tropas.

Venga una historia de ayer
que apreciarán los más lerdos;
el destino no hace acuerdos
y nadie se lo reproche
ya estoy viendo que esta noche
vienen del Sur los recuerdos.

Velay, señores, la historia
de los hermanos Iberra,
hombres de amor y de guerra
y en el peligro primeros,
la flor de los cuchilleros
y ahora los tapa la tierra.

Suelen al hombre perder
la soberbia o la codicia:
también el coraje envicia
a quien le da noche y día
el que era menor debía
más muertes a la justicia.

Cuando Juan Iberra vio
que el menor lo aventajaba,
la paciencia se le acaba
y le armó no sé qué lazo
le dio muerte de un balazo,
allá por la Costa Brava.

Sin demora y sin apuro
lo fue tendiendo en la vía
para que el tren lo pisara.
El tren lo dejó sin cara,
que es lo que el mayor quería.

Así de manera fiel
conté la historia hasta el fin;
es la historia de Caín
que sigue matando a Abel.

lunes, marzo 08, 2010

la discípula


Reverdecen las nalcas bajo el aguacero y elige las propicias para tapar el curanto.
El viento viene del Cucao y mece las chalanas apostadas entre los fiordos
Lee en el agua lo que dice el agua
El mar traerá peces hombres de mano firme cuchillos blancos
Pasan nubes bajas pesadas como mantas mojadas
Ella sabe calmar la borrasca con una cruz de sal y una rama de tepa
pero se olvida de que sabe lo que sabe se empecina entre el barro resbala cae de rodillas



la vieja mira sin ver
cierra los ojos en su hamaca y reza.

domingo, marzo 07, 2010

Lobão tem razão / Caetano Veloso en vivo en el Gran Rex




LOBÃO TEM RAZÃO
(Caetano Veloso)

Lobão tem razão
Irmão meu lobão
“Chega de verdade” é o que a mulher diz
Tou tão infeliz
Um crucificado deitado ao lado
Os nervos tremem no chão do quarto
Por onde o sêmen se espalhou
O mundo acabou
Mas elas virão
E nos salvarão a ambos nós dois
O medo já foi
O homem é o próprio lobão do homem
Ela só vem quando os mortos somem
Ela que quase nos matou
Chove devagar
Sobre o Redentor
Se ela me chamar
Agora
Eu vou
Mais vale um lobão
Do que um leão
Meto um sincerão e nada se dá
O rock acertou
Quando você tocou com sua
banda
E tamborim na escola de samba
E falou mal do seu amor
Chove devagar
Sobre o redentor
Se ela me chamar
Agora
Eu vou
Lobão tem razão

miércoles, marzo 03, 2010

soñaba con ser escritora

y maestra claro...

ahora que me tengo que levantar todos los días a las 6 para cumplir con mi sueño tendría que revisar el poder de mis intenciones :)

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)