jueves, abril 29, 2010

viene tormenta


Tres cucharadas de leche de perra para que se le forme el estómago y santo remedio. Elvira dio las gracias y envolvió al Tomasito que aún berreaba en la manta de lana.

Perdiz chiflando, cielo goteando rumió Doña Berta y mandó a la hija a juntar el tendido.

La pierna hinchada por la humedad y el bastón de caña en un rincón de la pieza en el que la sombra es amable.

Perdone Tata pero hoy no sigo deslizó la vieja.

Un hilo de luz tocó levemente la corona del Crucificado en la cabecera de la cama.

jueves, abril 22, 2010

días de guardar


El otoño era por esos días un cuchillo sobre la madera y rodajas de jengibre que al primer hervor soltaban sus jugos aromáticos por toda la casa.

Los martes Doña Berta no atendía. Se estaba de batón en la cocina, el Capitán debajo de la mesa con algún hueso del puchero entre los dientes.
Para comer galletitas primero lavarse las manos. Subir al banco y alcanzar la lata roja.

Un chico de remera rayada con perro y pelota y debajo del brazo una lata roja y en la lata roja un chico.
¿Cuántos chicos, perros, pelotas?
¿Cuántas latas dentro de la lata?

(las galletitas vienen con formas de animales y cada tanto aparece un confite celeste)

jueves, abril 01, 2010

leonor

yo debo ser pariente de ese sapo, dice hablando del sapo cuentero de javier villafañe
y cuenta de su infancia en basabilbaso cuando jugaba a la mancha venenosa
al sapo lo difaman agrega, pobre animalito de dios que no hace mal a nadie
se acuerda de memoria el poema a la higuera de juana de ibarbourou
y sueña con pájaros que visten chaleco con botones y mujeres que se vuelven de la estatura de un dedal para regar los jardines


leonor teje sueños maravillosos que cuelgan una riestra de farolitos encendidos por el mundo

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)