miércoles, enero 31, 2007

laberintos de mano







germinal

todo puede estar germinando
germinándo-se
generándo-se
girando
se
gira
geo
g
gritándome
grisándome
todo puede estar girando
grieta
greda
grrr
gira
si - gilo
gira

martes, enero 30, 2007

liquify





ya te dije que no puedo invitarte a mi casa

hace agua

es azul por los poros

puedo - quizás -

quitar los alfileres del sillón

llevar un tallo de amaranta en el pelo

y sonreir a bocanadas líquidas

crecidas las uñas

bajo las escamas

lunes, enero 29, 2007

definición por descarte


Un laberinto no es una casa.
Una casa alza sus paredes defendiendo el territorio, las fijaciones cotidianas en las que se instalan nuestras angustias.
Una casa es la cultura del sacrificio, el olor a comida, los pasos rancios de la abuela arrastrando el bastón.


Perro que levanta la pata sobre los viejos muebles (los sillones renguean, el pasado tiene una pata floja y un tapizado corroído por esperas nocturnas y mudanzas)


La casa es en los libros de lectura una madre que teje, un padre que lee cuentos junto a la estufa y un gato arrollado sobre la alfombra. Pero los felinos no son de fiar y nada decían los silabarios sobre la urdimbre de quien tejía desesperación y tedio en esa tarde de bucólica estampa.


Una casa no es un laberinto aunque puede desarrollar veloces ramificaciones invisibles que impidan el alejarse demasiado. Y habrá que romper las voces sin piedad alguna, pintar la heladera de fucsia, despojarse, limpiarse con vinagre.


Los sin casa tuvimos que mentir en todo, pulir el brillo de los abolengos, prometer horas extras para ser merecedores de esos respiraderos que invitaban al suicidio. Pagamos caro la osadía de la errancia, la brevedad de nuestras decisiones.


Una casa es la maqueta de vidrios esmaltados pagada con astillas de carne.


El resto es laberinto.

lunes, enero 22, 2007

sidecar


qué tan lejos podría llegar?

lunes, enero 15, 2007

Raido


el rancho de josé en valizas

Cada mañana José se dice a sí mismo que va a caminar hasta el pueblo, comprar algunas cosas, hacer dos o tres mandados que se debe desde hace tiempo.
Pero es inútil.
Mate en mano y apenas asomado a la puerta de su rancho van apareciendo personajes animosos de un amargo y un rato de charla.
Así la vida.

botella al mar


Si me animara a destaparla quizás un genio, o un mensaje desde otras orillas, o simplemente nada.
Entonces me alejo despacio y elijo la incertidumbre.

jueves, enero 11, 2007

una postal valicera


A veces pareciera que no hace falta nada más que caminar sobre la arena, kilómetros de playa desierta en el lugar de siempre, de los pocos a los que no me cuesta regresar.

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)