lunes, diciembre 29, 2008

sanadora amarilla


quiso abrir el agua con una llave de fuego y el cielo se cubrió de nubes desgarradas un pañuelo de gasa pasó dentro del viento tenía la marca de las despedidas sanadora amarilla escribió tres palabras en el ruedo de su vestido trazó una clave en el aire pasó un camalote en flor un tronco cubierto de musgo un remolino brevísimo y todo se lo llevó la corriente

(un destello de escamas reverberó río abajo)

domingo, diciembre 21, 2008

bajo la lluvia


dobló en la esquina casi deshecho apenas leía una palabra un hilo de tinta hundido en el pliegue de la vela venía calle abajo desmayado de grillos sopores de la tarde y la lluvia venía pálido y vivo herido en el costado



(besé una hojita de incienso en su proa)

sábado, diciembre 20, 2008

danza


al amigo rober, poeta de la mirada



extiende los brazos pintados

sabe que toda danza es ilusoria

aún así

senciendespliegabre

sus pétalos pintados

sus acrílicos brillantes

sobre el muro

jueves, diciembre 11, 2008

la revolución

un espejo y el rostro velado por abalorios sobre la frente una estrella de mar la boca gruesa salada una corteza de abedul y el jardín en donde me detuve a cortar una azucena frente a la casa en ruinas


después la tormenta


nubes que tomaban el color de la ciudad una descarga eléctrica liberando el paisaje la conmoción de la lluvia por fin


algunas gotas son perlas otras semillas de açaí si me tocan el cuerpo se diluyen en un jugo almibarado unas echan raíces crecen vertiginosamente mientras las que brillan trepan las paredes de la casa


hacen de la muerte un esplendor


lunes, diciembre 08, 2008

jueves, diciembre 04, 2008

un día cualquiera



El miedo vino después primero fue cierta confusión un aterrizaje desde la música en mi mp3 y el viento cálido de la tarde libre que empezaba a ese relumbre de cuchillo tan cerca de mi cuerpo a ese otro cuerpo que me puso una mano en la nuca y me decía quedate quietita abrazame que nos estamos saludando dame todo no sé si grité o no grité fue rápido y limpio a pleno sol y yo estaba por decirte hola! tengo la tarde libre estoy contenta hay dos torcazas parloteando entre los cables y después de la confusión la comprobación del absurdo la ridiculez la vida puede terminar así por un detalle idiota un relumbre blanco un celular mi paso ausente entre las calles de villa celina

miércoles, diciembre 03, 2008

el jardín


crecería ahora una hierba fosforescente simientes luminosas gotas del sol dentro de la tierra botones pálidos el rubí de una amapola voy a nacer calandria la próxima mañana que me beses los ojos un ala de ceniza un ala sobre el río voy a nacer de gemido blanco de crin espesa dibujaré mi vuelo sobre el agua



(el jardín respiró la intimidad del rocío)

martes, diciembre 02, 2008

sucedidos


La sudestada se levantó a la hora de encender los candiles corrieron las mujeres a levantar el tendal de las sogas dejaban su huella presurosa entre la estampida de los gallos y la tierra seca en remolino polvo y sed el aletear de las ventanas aún sin tranca el crujido de los goznes batiéndose sobre la hilera de catres sombra y sed el niño que vuela de fiebre

Cruzó un relámpago la abuela hizo una cruz de sal bajo el alero de la casa dio una vuelta se persignó tres veces puso al rescoldo un cocimiento oscuro de hojas y semillas de aguaribay luego afiló el cuchillo

Tres gotas como tres tajos sobre los comederos una mano alzada sobre el cielo encapotado y la luna amarilla abriendo entre los nubarrones


(un aullido lejano hizo santigüar a los peones de la estancia)

la tarde abierta

domingo, noviembre 30, 2008


El primer pétalo salido de su boca anunció la aurora era blanco irisado temerosa lo ocultó entre las hojas del salterio breves figurillas en los márgenes comenzaron a moverse el pergamino resonó lluvia o mínimo mar de una hilera de acantos floreció una inicial ella temblodanzó sobre su tallo onduló su cabello y el segundo pétalo del color de los lirios giró casi inadvertido desde sus labios al terso escote perfumado el alma es un ojo de fuego canturreó la doncella antes de despertar a su amante



(el tercer pétalo fue rojo y encendió la tormenta)

viernes, noviembre 21, 2008

hoy Estuario en Masottatorres!

eroticamistica en masottatorres: las sanadoras de anabel vanoni + texto mío

el primer anaquel: estuario en la librería de ávila de la calle bolívar maravillosamente acompañada por otros libros de la familia en danza!

y llegó el día:
viernes 21
19 hs
estuario
marisa negri

(ed. en danza 2008)

presenta: alberto muñoz
cantan: verónica condomí y guille ibañez
anfitriones: damián masotta y césar torres

galería masottatorres: méxico 459/ san telmo

lunes, noviembre 17, 2008

sanadora roja y esfinge


Era y no era de noche un paso angosto de piedra caliza la condujo hacia una estancia iluminada por velones y después a un jardín vidriado de extraño diseño vegetal olía a madreselva y a sangre de animal recién sacrificado y eso la despertó

Las sombras destilaban sus jugos y rumores entre las camelias sanadora roja sin aliento se sentó la esfinge representaba un buey o un león pero su tacto era suave y afelpado casi la piel de un niño estaba tibio como si encerrara en su seno la llama viva de un volcán ella se levantó los vestidos montó a la bestia inmóvil un gemido musical reverberó en los cristales el olor a sangre a vino a hoja dulce se hizo insoportable la muchacha derramó sus licores sus pétalos rosados y el animal volvió a la piedra satisfecho


(calle abajo repicaron tres veces las campanas de la catedral)

domingo, noviembre 16, 2008

la trapecista


“dicen que todos los días se abrigarán con el manto de este momento

dicen saber la medida para entregar y recibir calor o fuego”

flopa


antes lo anunciaron las cartas y ella entró en la calma previa a los vendavales una vigilia secreta aleteos perfumes de agapanto en la ventana una brisa que rozara las campanas agitara las hojas trajera el cortejo de los benteveos la memoria del fuego el viento enardeció las costas puso en peligro las chalanas que regresaban del mar luego fue todo silencio y ella entró en su cuerpo como en un aposento conocido y extraño habitado por filamentos de luz


(un finísimo polvo de oro sobre el aserrín de la pista)

visitas

el baile


Se mira los pies hace un movimiento imperceptible al compás de la orquesta el almidón del vestido la palidez de las cintas de raso sobre el canesú la mirada atenta de las tías a la sombra del algarrobo el patio de tierra adornado con papeles de colores los sulkys frente al despacho de bebidas banderines ondulando en el viento y la tarde que no termina de caer ellos hablan fuerte disimulan la tos de los primeros cigarros sonríen como pavos reales despliegan las volutas de humo sobre la pista y ella sabe

que tendrá que elegir sólo uno pasear la vista arrobadora por su estampa para que él se acerque y con un suave movimiento de cabeza la libere de la inmovilidad así funcionan las cosas le ha dicho su prima mayor

ahora giran bajo las farolas las primeras parejas siente el fastidio de las hebillas que tensan el peinado cierra los ojos apoya la cabeza en la pared va siguiendo los hilos dorados de la música el piano los violines cada pieza cambia de lugar su corazón todo lo tiñe de un azul intenso la música oleaje la música danza de hojas perfumes madreselvas la música ya no podrá mirar como conviene insinuarse detrás del abanico la música agua adentro piel adentro la música viva tras los párpados


(y el cantor también cierra los ojos en el azul del último tango)

sábado, noviembre 15, 2008

guardo tus ramas en mi casa





Instalación en Quetral (Rosario) inspirada en la obra de Juan Carlos Bustriazo Ortiz

domingo, octubre 12, 2008

empalme lobos



Vuelve en bicicleta de la barrera ya encendida su pipa pliega las señales junto a la salamandra quieta felisa ha dejado el diario y el vaso tinto en la mesita bajo el andén naranjea la tarde se va aplacando el mosquerío el tiempo se mide en vagones volutas de carbón alejándose hacia la capital un tren dos cambios de vía y habrá terminado el jornal los ojos se pierden en los rieles que espejean al sol andrés vuelve entre las vides la suave llovizna el amable sosiego que rodea al po la mamma robusta vocinglera los hermanos menores la siesta la caña de pescar si me viera la mamma la voz alta el paso firme los botones de la chaqueta cavalieri cavalieri diría en su canción madonna santa gritaría por las calles llamando a las vecinas una gran mesa tendida una hogaza de pan


(gusta un amargo susurra la compañera y le besa los ojos con su pañuelo bordado)

martes, septiembre 23, 2008

acontece


por descuido o por encantamiento durante la siesta el huevo verde y blanco casi de mármol se rompió hubo azoramientos espasmos un bisbeo con sangre de culebra que la abuela no se entere dijo la mayor con fiereza pero ya un vaho intenso recalaba en las cocinas es dulce como el guindado de tía emilia dijo la del medio con un dedo en la boca la pequeña siguió el rastro de humo hasta las azoteas y la vio

(trituraba capullos violáceos en su mortero)

miércoles, septiembre 03, 2008

la que ve

Los niños del barrio le dicen la embalsamada espían por el ventanal entreabierto cuando el sopor de la tarde humedece las sábanas se burlan con un terror primordial mientras las madres apuran el paso los tironean con furia para alejarlos de La que ve ellas vendrán solas a escondidas de los maridos pagarán una pequeña suma para que Lorena la hermana mayor frote sus manos con alcohol baraje los naipes y los ojos de La que ve revelen el pasado y el futuro

(en algunas tardes una lágrima iridiscente resbala de su ojo izquierdo)

martes, septiembre 02, 2008

la palabra

El lenguaje nos habita y nos construye. Somos atravesados por lo que decimos y entre lo dicho y lo sugerido se abre el terreno radiante de la poesía. Ahí el lenguaje como ocultamiento, paradoja de lo que en una intensidad brevísima revela su signo a través de las máscaras.

* * *

Escribo como si tirase de un hilo de seda que va hacia atrás y hacia adentro, adherido a él aparecen sensorialidades, pequeñas iluminaciones y la posibilidad de volver a penetrar en las habitaciones de la infancia ya despojadas de su dimensión colosal, ya convertidas en estampas de un retablo de sombras. La memoria completa todo con metonimias, un cuaderno de tapa azul bajo llave.

miércoles, agosto 27, 2008

escapulario



en la guerra del 14 tu abuelo llevaba un corazón de fieltro sufilado en el revés del uniforme yuyerita y si detuvo las balas tendrá que detener la fiebre dice paula mientras cose el escapulario en tu bata de noche mírame un poco más se están borrando tus dibujos de tiza en el patio el hipocampo que copiaste del libro de la señorita marta ese mar que no existe en recalde algas imposibles bajo este sol que fulmina los malvones

(gladys envuelta en dorado sueña con la reina magnolia)

reina magnolia


La reina de las magnolias invoca mi nombre desde un pétalo oculto en el jardín juega a las escondidas no dice mar dice mamá temor jajaja bailemos un balbuceo incomprensible una risa espiralada y frutal por debajo de las hojas el frotar de alas la incesante actividad de lo dormido ella insiste en sus mandatos su cetro minúsculo y plateado entre las nervaduras

lunes, agosto 18, 2008

viernes, agosto 15, 2008

sanadora roja


el paso de las bestias barro seco casi suelta la mañana cae de los libros derrama su polen por la mesa es una ausencia que no da de beber sumergido el cuerpo los vapores la respiración branquial sanadora roja es roja cabellera espuela roja

(un brote de amancay entre las piedras)

cuadernos

piyama celeste extracción de amígdalas la mudez los cien cuentos más hermosos del mundo mamá al borde de mi fiebre vestida de jazmín bebo un único alimento helado para apagar la sed ella pone un cuaderno en mis manos papel araña azul vos escribí sentencia y es así desde entonces la palabra vedada los dedos que recorren el hilo de la tela

lunes, agosto 11, 2008

iniciación


con la mantilla de la abuela improvisaba el altar unos collares de cuentas rojas los frutitos de un arbusto que lindaba la huerta ni hojas ni plumas podían arrancarse en ocasiones robaba una copa de la cristalera machacaba tallos de remolacha o abigarradas moras del jardín una hilera de muñecas fingía adoración ella cantaba bajito les untaba la frente con aceite cocinero

(una medallita de plata encendida bajo su corazón)

De la naturaleza del deseo


ves la lluvia tras el alto ventanal del claustro exuberancia vegetal los chivatos centellean en la avenida que da al río los trajes las carrozas las muchachas fragantes como frutas desconocidas recién abiertas de un tajo jugo prohibido inflamado deseo pésame dios mío ella vendrá a rezarle a la virgen de itatí para que no les arruine la fiesta me arrepiento de todo corazón las largas piernas estirando su sombra en los dameros pésame dios mío el pelo suelto su sonrisa tan parecida a dios

domingo, agosto 10, 2008

Centauro



En noches sin luna pasaba su galope como fuego fatuo entre los robles su canto ardía mil bujías sobre la cintura de orión constelaba formaciones de pájaros que migraban hacia al sur felisa lo había visto allá en su juventud un vino triste en los ojos el corazón oculto bajo una piedra


(sanadora violeta dejó un ramito de hierbas a la entrada de la cueva)

Presencias



"Nostalgia"
1.15x1.30 cm.
óleo s/tela
2007

Ella está en el jardín las amapolas forman una corte a su lado el viento de la pampa ondula en su pañuelo bordado sus manos entretejen glicinas buganvillas jazmines del país la tierra es el mismo paraíso y hasta niñoalmendra que aún no ha nacido busca nomeolvides para prenderse en el ojal quién aún no ha nacido y viene de visita es un ángel susurra sanadora blanca

(felisa entre sus flores susurra una canción de cuna)


La obra "Nostalgia" pertenece a la artista Maga de Koenigsberg

sábado, agosto 09, 2008

estaciones


Uvas o perlas azules volcadas sobre una silueta de papel el invierno transforma en pan las cerezas corre la noche como un vino triste y dulzón el río es un pañuelo blando poblado de ausencias esto acontece en el puerto de una ciudad sin mar una margarita blanca en un vaso sobre la mesa

(niñoalmendra florece del lado del estío)

Anunciación de la fiesta



Quería ver la sombra de las araucarias contonearse sobre el prado y a las muchachas de ojos coralinos entretejer guirnaldas y flores de papel sobre las ramas aún no la dejan salir desde la ventana los manteles lavándose son peces de algodón y el río se ufana de su espuma de jabón de su alcurnia de mar

(la niña enciende una vela a la sanadora verde)

martes, agosto 05, 2008

Encanto sagrado

"Encanto sagrado"
1.30x1.60 cm.
óleo sobre tela
2007

La fiebre la sensación de vértigo la cama se balancea sobre tentáculos rojos es el mar verdeazulado llamando desde sus mieles oscuras en el fondo del vaso niñoalmendra giraba tornasolado la risa la sed amarga y una batalla de consonantes dentro de la boca

(me navega el mar dice y sanadora celeste lo acuna en sus brazos)



Texto inspirado en "Encanto sagrado" de la artista plástica Maga de Koenigsberg

El jardín de la Maga

"Frutos exquisitos"
2.10x1.80 cm.
óleo y acrílico s/tela
2008


Una leve variación en la consistencia del suelo y enseguida un capullo azul le encendió la brisa crepuscular volaban panaderos de espora en espora la tierra era roja y arenosa por aquí y por allá zarcillos como bracitos que pedían ser alzados niñoalmendra silbó

(la maga envío dos aves emisarias a su jardín)


Texto inspirado en "Frutos exquisitos" de la artista plástica Maga de Koenigsberg


lunes, agosto 04, 2008

Sanadora celeste




Las arañas son mariposas sin alas pensó niñoalmendra y se le coloreó la tristeza acercó un trébol a la tela que onduló en el aire y se sentó muy cerca para ver el milagro

(sanadora celeste giraba entre los árboles derviche o tallo de girasol)

Merienda del niñoalmendra




Arroja migas a los peces hunde un pie en la tarde de río hunde su cara en la sombra niñoalmendra sabe que las nubes soplan historias y las deja venir allí una trenza larguísima por la que un príncipe podría subir a la alcoba de su amada allí un corcel encabritado allí una fuente la trenza huele a glicinas a muñequito de mazapán a reino celeste

(sanadora rosa separa los gajos de una naranja dulce y espera)

domingo, agosto 03, 2008

Sanadora roja recuerda al poeta Pablo de Rokha



Todo está escrito en un brazalete de hueso blanco el reino de las trepadoras los troncos cavernosos la flor del aire minúsculos botones como pepitas de oro bajo las cortezas sanadora roja echa un resto de polvo en el caldero canturrea la epopeya de las comidas a la manera del pablo colosal de una botellita oscura brinda a su salud

(niñoalmendra alucinado con la danza del fuego)

miércoles, julio 30, 2008

sanadora blanca


Confabulación de almendras luna roja sobre el patio naciste ojos de mirar lejos hondo en el fulgor el mundo una naranja abierta pez del aire la pena amparada por el ficus milenario sanadora blanca hilaba estirpes de príncipe en tu almohada peinaba tus alas en la noche

(niñoalmendra berreó y repicaron las once campanas de El Fadrí)

sanadora negra


Corre con el río el cuerpecito aún tibio de la niña gitana no hubo tiempo de lágrimas desatada la cacería las ramas abrían ardores en la carne dormida allí la madre rota hizo de su corazón un cardo guardó bajo su falda el filo del puñal sanadora negra es negra noche negro miedo piedra callada del pozo luna negra el dolor es un huésped que trastoca la casa el dolor trae su semilla negra

(la madre y niñoalmendra habitan la claridad del día)

martes, julio 29, 2008

Encuentro en el bosque


A la mar fue por naranjas el niñoalmendra respiró el aire nuevo y viejo del pueblo saludó a la viejecita que canturreaba una copla trenzando su encaje a bolillos la sanadora canela lo sorprendió en una encrucijada del bosque olía a lavanda a espuma salada y algas oyes dijo el viento trae noticias de más allá del océano

(el mar es aire sin sed un pez que aún no sabe de sus alas)

De los viajes del niñoalmendra



Iba por el sendero de las hojas muertas un viento frío desalentaba la marcha y aún así soñaba niñoalmendra conocer la cueva del centauro la última vez pudo oír un repiqueteo de cascos hacia el este como buscando el sol toda clase de historias contaban en el poblado fantásticas y crueles componían la silueta de quien soñó ser caballo para poder ser libre y se olvidó de su voz

(sanadora violeta susurró la canción de su nombre sobre la ceniza)

sanadora dorada

Posted by Picasa


El brillo de una amatista el polvo de oro de la siesta en la campiña y una sonrisa del niñoalmendra para completar el conjuro un cocimiento de hojas verdes verbena romero paraíso te recuestas en la hierba del prado los ojos vueltos al sol debes saber del caballo desbocado que guarda en su corazón dice sanadora dorada y ella asiente en silencio

(una mariquita infatigable sobre tu vestido celeste)

lunes, julio 28, 2008

sanadora violeta


silencio anudado entre peces y pájaros sanadora violeta espera la palabra de la lluvia lanza sus hilos de colores sobre un polen que nadie o casi nadie ve pues el niñoalmendra entrecierra sus ojos frente al mar escamas rojas y azules toman forma entre nubes y el ardor de ese sol

(el mar es aire sin sed piensa el niñoalmendra y sueña con volar)



la imagen pertenece al primico jóse

sanadora rosa

Amasar es violentar la esencia de los elementos el líquido toma cuerpo lo frío toma temperatura una trenza de harina amarillea crujiente huele a pan a cuaresma a guitarras bajo la glicina niñoalmendra se esconde debajo de la mesa entre tacones de punta gastada aromas de la sombra así en la tierra como en el paraíso

(sanadora rosa sacude al viento las migas de su delantal)

sanadora azul



Laberinto en el revés de una cueva nacarada el pasado es una espina de hielo la umbrosa memoria del olmo partido por el rayo sanadora azul mece su canasta de junco sobre el agua una perla y un anillo de plata viajan a su destino de barro el niñoalmendra danza tocando un cuerno azabache y el tiempo no es el tiempo

(en la humedad del patio se posa una calandria)


sanadora naranja

al primico jóse

La quietud de una máscara de tigre ante el vértigo del mundo sanadora naranja sabe que mirarse los pies es echar raíces que la tierra es un círculo fértil con fuego dentro y canta para el niñoalmendra mientras gira en su ronda lleva en su espalda el signo de la luna ramito de albahaca que arderá nos vemos en el universo

(un leño entrega su perfume de llama viva)



la imagen pertenece a la artista Anabel Vanoni

domingo, julio 27, 2008

sanadora verde



para anabel vanoni


Un huevo moteado del tamaño de un animal pequeño asomó entre las sábanas la luz líquida y ámbar desahuciaba las lámparas cuando sanadora verde pintó un signo entre los muslos una pasta untuosa verdeplateada con aroma a canela luego leyó sobre el cascarón como si les leyera las manos talló un talismán en la piedra y no dijo más

(un plumón apenas nacido se posó delicadamente sobre la almohada)



la imagen pertenece a la artista Anabel Vanoni

martes, julio 22, 2008

miércoles, julio 16, 2008



Rumor de agua
un zumbido de insectos
traza la siesta

Calma vegetal
un resplandor púrpura
hiere la tarde

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)