lunes, mayo 16, 2011

Proyecto Nautilus / 47


La crecida dejó la tierra pantanosa y las maderas recién compradas verdes de moho.
Fue un momento difícil. La realidad lejos de las expectativas. La impotencia. La sensación de soledad.
Nadie levantará mi casa por mí.

Nautilus requiere amor y paciencia.
Y volver a empezar
Y volver a empezar las veces que sea necesario

El domingo amanecí mejor
Marianita cuidó de mi con amor de madre, alimentó el fuego, cocinó, aportó su conversación amiga y su compañía tenaz.

Agua y lavandina sobre la madera y a secar en la sombra.
Cuando los clavos se tuercen se los golpea de costado. Suavidad y firmeza.

Cuando crezca seré carpintero.

No hay comentarios.:

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)