martes, abril 17, 2007

inmolación





el cuerpo escindido de la palabra
verbo volcado en el agua florida de las ausencias
y un muro/dédalo plegado en sí

cada ventana fue un pasaje secreto a la otra escena
mordida en el vientre del guardián del trueno

en vano los rótulos de la buena conducta
la recta línea

la Oscura tramó su nido de cables detrás de mi garganta
el humo de copal subía hacia el umbral de regreso

ahora
soy la rota veladura de su nombre terrestre

no ya el cuerpo
su tatuaje encendido

la Oscura sembró naipes falsos en las encrucijadas

y en el centro qué

el hacha doble y su relumbre blanco
la piedra inmóvil mutando de color

afuera
el ditirambo agónico de los engranajes
ya no pesa

4 comentarios:

Sole dijo...

Hola Marisa, quise mandarte un mail, pero no pude...
Cómo puedo hacer para contactarte?
Te dejo mi mail, solemonreal@yahoo.com.ar
Gracias.
Sole.

Verónica Cento dijo...

Estuve días sin entrar a tu blog, y hoy que entro, ups, sorpresa, me encuentro con este poema.
Frente a ciertas cosas, a veces es mejor quedarse en silencio. Eso me sucede frente a tu poema.
Siento que lo mejor es observarlo, sentirlo, qué más decir?

Un beso, Marisa.

Verónica Cento dijo...

Estuve días sin entrar a tu blog, y hoy que entro, ups, sorpresa, me encuentro con este poema.
Frente a ciertas cosas, a veces es mejor quedarse en silencio. Eso me sucede frente a tu poema.
Siento que lo mejor es observarlo, sentirlo, qué más decir?

Un beso, Marisa.

mar dijo...

Gracias Vero como siempre por tu lectura atenta y sensible.
lo que sucede en la inmediatez del blog es que uno no alcanza a procesar lo que escribe, al menos no de manera deliberada, tampoco sé aún de qué la va el poema
aunque lo intuyo
gracias de nuevo

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)