lunes, noviembre 17, 2008

sanadora roja y esfinge


Era y no era de noche un paso angosto de piedra caliza la condujo hacia una estancia iluminada por velones y después a un jardín vidriado de extraño diseño vegetal olía a madreselva y a sangre de animal recién sacrificado y eso la despertó

Las sombras destilaban sus jugos y rumores entre las camelias sanadora roja sin aliento se sentó la esfinge representaba un buey o un león pero su tacto era suave y afelpado casi la piel de un niño estaba tibio como si encerrara en su seno la llama viva de un volcán ella se levantó los vestidos montó a la bestia inmóvil un gemido musical reverberó en los cristales el olor a sangre a vino a hoja dulce se hizo insoportable la muchacha derramó sus licores sus pétalos rosados y el animal volvió a la piedra satisfecho


(calle abajo repicaron tres veces las campanas de la catedral)

2 comentarios:

Roberto Bennett dijo...

El deseo como gran emoción, fuera del orden y la razón... el sabor del instinto en clave de excitación alucinante... un verdadero viaje de sensaciones...
disfruté leerte

mar dijo...

el eros desplegado..ni mas ni menos
gracias por pasar

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)