jueves, enero 15, 2009

bahía blanca


a naty y a su ventana de mirar más allá

el tren más largo del mundo atraviesa un horizonte desierto
viento y tierra seca
el camino de olmos inventa la ciudad, la hace tangible
trapecios para nadie tendidos sobre el matorral

un guijarro envuelto en sí
pasa una calandria pasan todos los nombres del olvido
el tendido de cables un hilo de agua y esta sed

pasa olga setenta años atrás
la cabeza cubierta el sol abrasador
la misma piedra negra una vaina de caldén

(enero es un silencio habitado
una estela abierta en la corriente)

3 comentarios:

Nan dijo...

¿boca que besa no canta? ha de ser cierto... abrazo enorme amiga

jose dijo...

siento nuestros nombres que vuelan a posarse en los hilos que nos unen
un abrazo luminoso primica

eduprecidente (con c ) dijo...

No hay desierto, sino, hombre que no siembran

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)