domingo, marzo 15, 2009

feedback



la noche de navidad íbamos a la quinta
el árbol adornado los vestidos blancos

girábamos hasta marearnos
entre estrellitas que no duraban nada

la abuela advertía el peligro
curaba de palabra las quemaduras

eso era la felicidad
y nos dejaba exhaustas
al borde de la náusea

como ahora

5 comentarios:

Nan dijo...

al borde como ahora... para marearnos no esperémos la navidad... y lo de las estrellitas quiero probarlo yo me venía conformando con las estrellitas que se hacen el los ojos cuando te mareas. Y curar quemaduras es un privilegio heredado de mi abuela que capaz que es la tuya

mar dijo...

mirá nena, si seguimos leyendo la lata literatura de la señorita Adela vamos a marearnos, ver estrellitas y vomitar por un buen rato.
Ya devolví al Sr. Registro!!!!!!
besoooo

mar dijo...

jajajaj quise poner alta y escribí lata...es casi lo mismo jajajaja

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Marisa
Vengo a hacerte una invitación. Estoy dedicando esta semana a leer escritoras contadoras de cuentos y me he encontrado cosas maravillosas que deseo compartir. Te invito para que pases por mi Casa, espero que lo que estoy leyendo te guste tanto como a mí.
Un saludo. Jabier.

Nan dijo...

eso no es un fallido es un acto de JUSTICIA!

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)