miércoles, agosto 08, 2007

rayuela de runas

Todo era semilla en la noche
silencio de tumba
eco de una voz sola que intentaba despertar
Por momentos el fuego era sólo una pequeñísima chispa casi invisible
(la barca de las sombras urdía otros destinos)
El hombre se amarró al árbol y pidió ayuda.
Tuvo sed y sus dedos fueron cascos que retumbaron bajo la luna.
Galopó hasta el mar.
La Madre de los Peces veló su sueño y al despertar ella, la recién nacida, le servía el alimento necesario.
Era mediodía.
El sol alto.
Y desplegó sus alas.

No hay comentarios.:

Archivo del Blog

Creative Commons License
Textos e imagenes están bajo una licencia de Creative Commons.

FEEDJIT Live Traffic Feed


en casa de olga (toay)